Sigueme en tu correo electrónico!

domingo, 27 de marzo de 2011

Mi vida sin ti


Fumando espero.... cómo no, a vueltas con el tabaco!!! Ayer vi en el Arriaga un precioso programa de dos óperas compuestas en el siglo XX. La segunda, La voix humaine, de Francis Poulenc, es una auténtica maravilla que recomiendo a todos los amantes de la ópera si hay alguno por ahí suelto. La primera, Il segreto de Susanna, de Wolf-Ferrari, era desconocida para mí.

Trata de unos jóvenes recién casados, allá a principios del siglo XX. El marido, muy celoso, se martiriza pensando que su mujer le es infiel ya que percibe en su casa y en su ropa el inconfundible tufo del tabaco. El no fuma, el criado tampoco, su mujer tampoco (faltaría mas!!!) luego solo puede ser un amante. Tras varios enredos, la mujer confiesa que es ella la fumadora, que es lo que mas le gusta en el mundo pero que promete dejarlo ya que a él le molesta; el marido, aliviadísimo al comprobar la castidad de su esposa, le dice que ni hablar, que el se hará fumador también. Y terminan todos felices, comiendo perdices y fumando como carreteros, incluído el criado. ¡Cómo ha cambiado el cuento!

Ahora ambos continuarían fumando a escondidas, saliendo a la esquina en un paréntesis de la jornada laboral, asomándose a la ventana y esperando no ser descubiertos, helándose de frío en una terraza, maldiciendo el momento en que encendieron su primer cigarrillo y diciéndose: esta vez ya en serio, tenemos que dejarlo.

La revisión reciente de la legislación anti-tabaco está de nuevo trayendo a gente a la consulta para preguntar "¿Qué hay para dejar de fumar?". Como objetivo secundario, motivar a los fumadores para que dejen de hacerlo es muy positivo, aunque no es la via coercitiva el mejor modo. No olvidemos que el objetivo primario es proteger a los no fumadores del aire contaminado por humo de tabaco, y eso se está consiguiendo: no hay mas que ver qué bien huelen los bares ahora, a pintxo de tortilla recién hecho en vez de a colilla requemada.



¿Y qué hay para dejar de fumar? Pues lo primero es la motivación: es difícil que un fumador lo deje "porque tiene que dejarlo". Hay que "querer dejarlo". En la consulta podemos explorar cual es "vuestro momento" de motivación, y según este, reforzarlas mediante consejor, daros información, o si ya estais decididos, establecer un plan con vosotros.

Pero ¿es necesario ir al médico, al farmacéutico, a la enfermera, para dejar de fumar? Pues yo pienso que no. La decisión de dejar de fumar es individual y autónoma. El protagonista es la persona. Los profesionales sanitarios somos actores secundarios. Estaremos encantados de intervenir si se nos requiere pero es perfectamente posible que lo hagais sin fármacos, sin calendario de ruta marcado desde fuera, sin palmadas en la espalda o tirones de orejas.

Y tenemos una herramienta nueva y muy potente que quiero presentaros. Su nombre es Mi Vida Sin Ti , y es un proyecto colaborativo de un grupo de personas que trabajan fundamentalmente temas de salud en internet. Pretende ser un espacio que ofrezca ayuda clara, global, transparente, no vinculada a intereses de la industria, para informar, apoyar y facilitar la decisión de dejar (o no) de fumar.



En la página podeis encontrar recomendaciones, guias, folletos, videos, faqs, incluso aplicaciones para Android, iPhone o web, como el Déjalo ya, que calcula tiempo sin fumar, cigarrillos no fumados, dinero ahorrado, nivel de recuperación fisiológico y da mensajes de apoyo y ánimo.

Una iniciativa estupenda que a partir de ahora engrosará mis armas para ayudaros en la pelea.

Y si, se puede!!!!!

.... Yo lo hice :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario