Sigueme en tu correo electrónico!

domingo, 27 de marzo de 2011

El apasionante mundo de las citas (previas)

¡¡¡Ay, los lios para coger cita!!! Parece que tenemos un poco de revolución desde que nos han puesto el Contact Center, la maquinita dichosa. Muchos nos habeis transmitido vuestras quejas. Bien, como todo, supongo que tiene ventajas e inconvenientes, y a medida que nos vayamos acostumbrando a usarlo veremos mas ventajas en el sistema. Al fin y al cabo, ¡antes os quejabais de que no había manera de que os contestáramos por teléfono!



De momento, podeis pedir una cita cuando querais. El sábado por la tarde, el domingo de madrugada... No teneis que madrugar para estar llamando como locos a las ocho de la mañana del lunes para que os den cita prontito. Por otra parte, la máquina coge siempre el teléfono. Si quereis hablar con alguien del centro y no es urgente, no necesitais que "os pasen la llamada". Pedis una cita telefónica con vuestra enfermera, o con vuestro médico, y nos pondremos en contacto con vosotros en cuanto podamos. Si es urgente, por ejemplo para una atención domiciliaria, se lo comunicais a la maquinita y os pasará con el centro o con el PAC (el Punto de Atención Continuada, fuera del horario del centro) para que le conteis el problema. La máquina tiene que asegurarse de quienes somos y desde donde se le llama, por tanto os hará unas cuantas preguntas. No os impacienteis, es necesario para minimizar la posibilidad de error.

He encontrado un par de videos que os pueden ser útiles:








De todos modos, para vosotros que estais acostumbrados a usar internet, lo mas fácil es usar el enlace que os he puesto a la izquierda de la página para pedir cita online. Solo necesitais el número de vuestra tarjeta sanitaria, es sencillísimo.

Vamos a ver qué citas distintas existen y cómo podemos utilizarlas de la mejor forma posible:

-La cita presencial
Es la clásica: pedis una hora con el médico o la enfermera, os dicen a que hora podeis venir, acudís, se os atiende "aproximadamente" a esa hora. ¿Cuando vamos a usarla? Evidentemente, cuando necesitais estar con nosotros "cara a cara". Por ejemplo, si llevais unos días con tos y fiebre y quereis que os eche un vistazo, teneis una lesión en la piel que quereis que os vea, quereis que la enfermera os quite unos tapones de los oídos, os revise los pies porque sois diabéticos, etc.
También haremos de forma presencial algunas citas programadas. El control anual de la hipertensión, ver la evolución de una infección, de una lesión, que requiera que os explore. Una visita programada por una depresión, en la que generalmente voy a preferir sentarme a vuestro lado.

Pero no siempre tiene que ser así, hay cosas que no requieren que nos veamos los ojos, y si las hacemos de otra manera probablemente tengais que esperar menos, y dejaremos mas tiempo para aquellas personas que si que requieran pasar un rato en la consulta.

-La cita telefónica (o por e-mail)

Hay cosas, como decía, que no necesitan una visita a la consulta. Por ejemplo, las dudas. ¿Puedo tomar este producto si tomo anticonceptivos? ¿Es verdad que los desodorantes pueden dar cancer? ¿Puede la radiación en Japón provocarme algún tipo de enfermedad? También solicitar consejo sobre un cambio de dosis en la medicación "No me quita bien el dolor, ¿podría tomar una mas por la noche?", para decirme que vais fenomenal (me encanta recibir buenas noticias). De la misma forma, podeis solicitar a la enfermera recetas que ya estén registradas en la Cartilla de Largo Tratamiento (hasta que tengamos la deseada receta electrónica), o un volante de análisis, o una dieta, o una hoja de ejercicios...

Es fácil. Se solicita consulta telefónica. Sobre la hora prevista, y cuando no tengamos un paciente presente en la consulta, os llamaremos (es importante que dejeis un teléfono de contacto que vaya a estar receptivo), y si hay que dejaros algo, lo haremos en un sobre en el Area de Atención al Cliente. Para recoger el sobre, puede venir cualquier persona, pero siempre con vuestro DNI o tarjeta sanitaria (si no no pueden entregarlo).

También usaremos las consultas telefónicas para daros el resultado de pruebas, análisis, etc, si así lo hemos concertado en el momento de la petición.

En mi caso sabeis que podeis usar el e-mail para estos casos. Os lo recuerdo: monica.fernandezalonso@osakidetza.net. Pero fijaros bien en el Calendario de Ausencias!!!

-La cita administrativa

Ya sabeis cómo estamos de papeleo. Entre el absurdo sistema de recetas, las bajas, las altas, los partes, los certificados médicos oficiales, los justificantes, los informes de dependencia, las fes de vida, los informes para el balneario, para el médico del pueblo, para el colegio. Es un trabajo que ocupa aproximadamente el 30% de la consulta, si no mas. Vamos a intentar sacarlo de ella y dejar el tiempo que estemos en consulta para lo que estamos, para cuidar pacientes.

Podemos solicitar una consulta administrativa si lo que queremos es el alta (teníamos una varicela, vemos que tenemos todas las lesiones de la piel secas, queremos volver a trabajar). Pedimos una administrativa y decimos que queremos el alta. Se nos dejará en un sobre a nuestro nombre, y no tendremos que esperar a que nos den cita, en la sala de espera. Podemos hacer lo mismo con una baja si hay un informe médico (por ejemplo, del hospital porque os habeis roto un brazo, u os han operado). Si no es así, prefiero hablar con vosotros antes de daros la baja.

También para un informe de Dependencia, o para la telealarma, o ese tipo de trabajo. Pedis una cita administrativa para el familiar que lo necesite, dejais los papeles; yo lo preparo cuando termine la consulta y os lo dejo en sobre cerrado. Si necesito algún dato, ya os llamo por teléfono.

-La cita indemorable

La cita indemorable es... pues eso, cuando no tengo citas disponibles. Si considerais que se os debe de atender en el día, que no podeis esperar a cuando haya una cita libre, o al horario de vuestro médico, se os dará una cita indemorable. Yo estaré avisada por medio de mi ordenador, no hace falta que me llameis a la puerta, ya se que estais ahí. Os trataré de atender lo antes posible pero debeis de ser conscientes de que no teneis una hora real, yo tengo toda la consulta ocupada con gente que tiene su cita y a vosotros os voy a atender quitando a esa gente parte del tiempo que tenía para ser atendida. Es decir, si en la consulta aparecen diez personas sin hora, todo el resto verá disminuído su tiempo de atención en casi un 25%. Por tanto lo haré en cuanto pueda, pero a veces tendreis que esperar un rato salvo que se trate de una emergencia, y solo podré atender el motivo que cause la "urgencia", es decir: nada de recetas, ya que estoy aquí tómame la tensión, etc.

Por favor, usad esta modalidad de cita cuando realmente no haya otro remedio. Ganamos todos.





2 comentarios:

  1. Lo malo de todo esto, Monika, es que tengamos que ser nosotros quienes procuremos una organización interna a título individual, cuando el ordenamiento debiera existir desde un principio para todos los centros y de manera reglada. ¡Ay!, admiro a los británicos, tan pragmáticos ellos, que tienen superado “el absurdo sistema de recetas, bajas, altas, partes, certificados médicos oficiales, justificantes, informes de dependencia, fes de vida, informes para el balneario, para el médico del pueblo, para el colegio”.
    Y admiro tu voluntad de comunicación. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Te sobra razón, Jose Manuel. Y alguien algún día tendrá que meter el cuchillo al sistema de prescripción (que mejorará pero no se solucionará con la receta electrónica), y a toda la burocracia y tareas no médicas o directamente inútiles que roban tiempo para lo importante. Pero de momento, con estas pelotas jugamos el manomanista y vamos a tratar de hacernos el menor daño posible :)

    ResponderEliminar