Sigueme en tu correo electrónico!

domingo, 23 de octubre de 2011

Medicamentos genéricos




En la búsqueda de un sistema sanitario público de calidad y sostenible, y dentro de las medidas para hacer un uso racional del medicamento, una de las mas importantes y que mas conoceis es la sustitución de medicamentos "de marca de fantasía" por genéricos. Actualmente, como sabeis, los médicos deberemos prescribir por principio activo, es decir, por el nómbre del fármaco, y no por el nombre de la marca. Eso se traducirá en la farmacia en que os tendrán que proporcionar el genérico si este existe, y de lo contrario la marca mas barata.

Es decir, si yo os prescribo una lavadora con capacidad de 6 kg de carga frontal con programa para delicados y para media carga de lavado, eso es lo que pondré en la receta, y no "Lavamatic Dejatodoblanco Alucinavecina SP-312". En la tienda os darán la lavadora que tenga todas las características que yo considero que necesitais, y no otras (no os darán una lavadora con menor capacidad, ni a pilas, pero tampoco una con corazones de pintura metalizada diseñados por Agatha Ruiz de la Prada).

(tomado del blog del Pais de la Dra. Shora)

Los genéricos, también llamados especialidades farmacéuticas genéricas (E.F.G.), son medicamentos que se venden por su principio activo y no por una marca comercial definida y están identificados por las siglas E.F.G. en sus envases. Así, por ejemplo, paracetamol sería el nombre (y principio activo) de un medicamento genérico y Gelocatil sería el nombre del medicamento de marca.
En esencia, medicamentos genéricos y medicamentos de marca son lo mismo y los primeros deben haber pasado un estricto control para demostrar que son equivalentes a los segundos. Los principales criterios que se establecen son los siguientes:
-Los medicamentos genéricos deben tener idéntico principio activo, con la misma cantidad y calidad que el fármaco de marca.
-Deben demostrar misma eficacia terapéutica. Es decir, que curen igual.
-Deben demostrar biodisponibilidad equivalente. Es decir, deben ser equivalentes en el grado de absorción y la velocidad con la que un fármaco llega al lugar del cuerpo humano donde tiene que realizar su acción terapéutica. En la actualidad, se permite una variación máxima de un +/- 20% de biodisponibilidad entre medicamentos genéricos y originales de marca. Y eso, ¿significa mucha o poca variación en el efecto del medicamento? Significa que la variación es mínima e imperceptible clínicamente. Para que se hagan una idea, un mismo medicamento de marca podría contener también esa variación según los lotes. Incluso una misma persona en momentos distintos de su vida podría alterar la biodisponibilidad del fármaco más del 20%.
    Si estos tres factores se dan, existe lo que llamamos bioequivalencia. Es decir, un genérico y el de marca son intercambiables ya que ambos contienen esencialmente lo mismo y curan igual.
    Entonces, ¿cuál es la razón de que sean más baratos los genéricos con respecto a la marca, si son lo mismo? Las farmacéuticas que han desarrollado medicamentos de marca han tenido que invertir en investigación y en patentes para sacar un nuevo medicamento al mercado. Como recompensa, tienen la patente exclusiva de ese medicamento durante décadas (entre 10 y 20 años en España) y pueden permitirse vender ese medicamento a un precio elevado. Pasado ese tiempo, la protección comercial desaparece y surgen los laboratorios que fabrican genéricos de estos medicamentos de marcas con un precio normalmente mucho más barato (pues la inversión inicial es mucho menor).
    Actualmente la prescripción de genéricos entre nosotros aún está muy lejos de la usual en paises de nuestro entorno, que llegan en algunos casos a un 80% de todos los fármacos. ¿Por qué? Hay un montón de causas: presiones de la industria farmaceútica, prejuicios por ignorancia entre los mismos profesionales, resistencia al cambio, mosqueo con la administración que sigue permitiendo que salgan al mercado medicamentos de dudosa utilidad, "tuneos" de medicamentos anteriores que solo valen para conseguir una nueva patente y multiplicar el precio por diez, sin que haya habido ninguna innovación real, y carga todo el peso de la prescripción responsable en los médicos de atención primaria, problemas porque no se han unificado como pedimos los aspectos de los medicamentos genéricos y eso induce a confusión en los pacientes (estaría bien que cada fármaco tuviese un aspecto estandar: capsulita granate para todos los medicamentos X, comprimido blanco ranurado y ovaladito para todos los Y, gragea amarilla con pintas rosas para todos los Z, de marca o genéricos). 


    Muchos de vosotros ya habeis visto las ventajas, e incluso cuando se os ha prescrito un medicamento "de marca" o cuando vais a la farmacia a por una botica de libre dispensación, os oigo preguntar: "de esto no habrá genérico?". Y me encanta escucharlo :) 

    

    1 comentario:

    1. Las personas que trabajamos en el sector farmacéutico desde hace años, sabemos que tanto los medicamentos genéricos (EFG) cómo los principios activos (formoterol, salmeterol, etc.) son igual de eficaces que los medicamentos “originales”, puesto que se fabrican con las patentes de los medicamentos que tienen más de 10 años. Además, tienen una gran ventaja, y es que al no tener que invertir en I+D el coste de venta es menor.

      ResponderEliminar